Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Google+
Compartí
Hacete
Escuchar!
¿Habrá justicia?

Un nuevo aniversario se cumple. Dos años de aquel 5 de marzo que me cambió la vida por completo y es inevitable pensarlo sin que se me caiga alguna lágrima. […]

0000240380

Un nuevo aniversario se cumple. Dos años de aquel 5 de marzo que me cambió la vida por completo y es inevitable pensarlo sin que se me caiga alguna lágrima.

*Por Florencia Girotti, militante de La Cámpora.

Recuerdo ese sábado como si fuera ayer. Mis compañeras me convencieron de ir a la inauguración de un nuevo espacio de militancia en el barrio, para cambiar el ánimo ya que me habían despedido de la entonces Secretaría de Comercio. Entre charlas y actividades que estábamos programando para el futuro, sentí de repente un dolor en el brazo, un pinchazo desde donde empezó a brotar la sangre. Al comienzo fue todo confusión, no sabíamos bien qué era ni qué estaba pasando, pero ahí comenzaba todo. Finalmente entré en razón cuando alguien me dijo que me habían pegado un tiro y que le tenía que agradecer a Dios por estar viva.

Empezamos los procesos legales, los abogados, las audiencias, las reconstrucciones de la escena. Un camino largo y doloroso que a dos años sigue sin llegar a la instancia de juicio oral, mucho menos a una sentencia.

La navidad del 2016 fue muy triste para mí: lo poco que habíamos logrado se había desvanecido con la excarcelación de Sidero, quien culpó cobardemente a su hijo de 14 años por ser inimputable, a pesar de que todas las pruebas apuntan a él.

Difícil proceso, difícil seguir, muchas veces quise bajar los brazos, pero tuve a esos compañeros incondicionales que me contienen siempre, mirándome los pañuelos del brazo y diciéndome que la lucha es de por vida. Un proyecto popular, el peronismo, eso nadie te lo puede quitar.

No lo voy a negar, cuesta y mucho. A los compañeros/as les digo que en esta nueva etapa debemos cuidarnos mucho entre nosotros. Yo por suerte tuve mucha gente atrás y tengo un hijo hermoso que es la razón por la que no aflojo y por la cual sigo viva y adelante.

Vienen por nosotros, por nuestra familia, por nuestro laburo y nuestra alegría. Pero entendamos algo: tenemos 30 mil razones para no aflojar. Tenemos que volver fuertes y tener en claro que como decía Néstor: “Nosotros no lucramos, tenemos convicciones e ideas. No estamos en el negocio de la política, estamos en la transformación de la Patria”.

La Cámpora / En todo la ciudad

La Cámpora solo utiliza software libre | 2003 @ 2016 | Unidos por Un Proyecto Nacional y Popular /