Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Google+
Compartí
Hacete
Escuchar!
Villa Riachuelo: Dirigentes del campo popular discutieron sobre coyuntura política y sindical

En el segundo encuentro del ciclo de formación de la Comuna 8 se discutió sobre la coyuntura política y sindical del país, frente a un Gobierno nacional dispuesto a llevarse […]

comuna81
En el segundo encuentro del ciclo de formación de la Comuna 8 se discutió sobre la coyuntura política y sindical del país, frente a un Gobierno nacional dispuesto a llevarse puestas las instituciones y los derechos de los trabajadores.  Los invitados fueron de lujo: Daniel “El Tano” Catalano, secretario general de la Asociación de los Trabajadores del Estado (ATE) Sección Capital; el secretario general adjunto de la Unión Obrera Matalúrgica (UOM) Capital, Roberto Bonetti; el ex presidente de Aerolíneas Argentinas y referente del Frente para la Victoria (FPV) de la CABA, Mariano Recalde; y la nieta recuperada, referente de la organización Kolina a nivel nacional, y del FPV en la comuna, Victoria Montenegro.
El comunero y anfitrión Facundo Roma moderó el encuentro, que a lo largo de una y hora y media, y frente a más de 130 militantes y vecinos que coparon las instalaciones del local del Partido Humanista, tuvo un denominador común: el llamado de los dirigentes a ponerle organización y lucha a la indignación por el ajuste económico y la mentira macrista.
Bonetti realizó un repaso histórico desde la óptica de su organización gremial, que partió del momento fundacional del primer peronismo y finalizó con los doce años de gobierno kirchnerista, sin pasarse de largo la dictadura del ’76, el movimiento de derechos humanos, la recuperación democrática y la larga noche neoliberal del menemismo y la Alianza. “Perón nos dio el ser y Néstor Kirchner la existencia”, aseguró, y se refirió a Cambiemos de modo contundente: “Se trata de una expresión oligarca, lo peor de la antipatria que, en lo económico, es peor que la última dictadura”, en especial por la velocidad “con la que están avanzando sobre los intereses de los trabajadores y la Patria”.
Además, advirtió que “los metalúrgicos estamos perdiendo los puestos de trabajo” y llamó a “una unidad de todos los sectores con la consigna de defender el trabajo y los intereses de la Nación”. Para Bonetti, debemos movilizar el próximo 7 de marzo junto a la CGT para “mostrar que estamos unidos y fuertes”, y derrotar de modo inapelable al gobierno en las urnas, ya que “estos tipos nos quieren quitar el país”. En el cierre, exigió la libertad de Milagro Sala.
Recalde, por su parte, dijo que luego de un año y tres meses de gestión de Cambiemos, “se nota que cambió el humor social en la Argentina” y que “hay una necesidad imperiosa de empezar a decir basta” ya que “no pueden durar ni un día más las políticas de ajuste y miseria o tarifazos para los argentinos”.
En ese sentido, sostuvo que después de “un año muy duro” en el que hubo tiempo para la catarsis, el pase de facturas, el análisis, la discusión interna, “llegó la hora de empezar a pensar para afuera”, y llamó a “los que tenemos alguna responsabilidad política a meternos en la cabeza tres grandes objetivos: defender las conquistas, derechos y la calidad de vida que supimos conseguir durante los últimos años, desenmascarar la mentira sistemática de la Alianza Cambiemos por medio de una tarea cotidiana, sacarles apoyo popular, y armar una alternativa política con capacidad de enamorar y volver a ser mayoría en la Argentina”, enumeró.
Con respecto a la posible candidatura de Cristina Fernández de Kirchner, asumió que “todos tenemos la esperanza de que se presente”, pero que mientras tanto “tenemos que construir una fuerza política que recoja su nombre y lo lleve como bandera”, y que también “tenga la amplitud suficiente para ser mayoría y la rigidez necesaria para que no afloje ninguno de los que sean elegidos para componer las listas”.
A su turno, Montenegro reivindicó fuertemente los gobiernos de Néstor y Cristina, y en especial, su obra en materia de derechos humanos. Afirmó que ellos “entendieron que era necesario que los argentinos nos pariéramos nuevamente después de la crisis del 2001, y reconstruirnos desde un lugar diferente”, y que por eso “Néstor pone a los derechos humanos como un elemento bisagra para su gestión y se reconoce como parte de la generación diezmada e hijo de las madres y abuelas de Plaza de Mayo”.
En ese marco, ponderó la integración regional que se promovió y materializó junto a “naciones hermanas”, para luego lamentar que Macri le diese la Orden del Libertador al Rey de España, una acción que consideró lógica “ya que ellos no tienen Patria”. “Nuestro proyecto de país” se enfrenta a “un proyecto de colonia”, al que “le indigna un pueblo empoderado” y “una Milagro Sala y miles de tupaqueros yendo a estudiar en lugar de ser sometidos como esclavos en sus ingenios”, afirmó.
Por último, dijo que “es el empoderamiento del pueblo y no la cuestión económica la verdadera pesada herencia” que acusan desde Cambiemos, y llamó a marchar el 6, 7 y 8 de marzo, como así también a defender la política como herramienta de transformación, ya que “ellos ganan cuando la gente se queda en su casa”.
Daniel Catalano recordó “el rol del Estado fue fundamental durante los últimos doce años para reconstruir la identidad nacional y para erigirse como herramienta para que pueblo conquistase decenas de derechos que le habían sido negado a lo largo de la historia”, y a su vez mencionó la campaña sucia que el actual Gobierno nacional montó para “atacar el corazón del Estado, que pasó a estar al servicio de los grupos económicos” por medio de miles de nuevos contratados que “cobran salarios exorbitantes”.
Luego se metió de lleno en la coyuntura sindical y llamó a la juventud a “a militar en un sindicato para luego poder transformarlo y lograr la renovación sindical que tanto se reclama”, ya que “si la política es ajena a lo sindical, terminamos perdiendo todos”. En ese sentido, dijo que “no es necesario tener una CGT y tres CTA”, y que “tenemos que poder construir una nueva central obrera que contenga a todos los laburantes y que tenga el ejercicio democrático de la participación”.
El joven dirigente de los estatales se refirió también al reclamo que desde distintos sectores de la sociedad se le realiza a la CGT para que llame, de una vez por todas, a un paro nacional. “El problema es mucho más profundo”, opinó. “Lo que necesitamos es un plan de lucha y la decisión política de transformar la realidad de nuestro pueblo”, agregó.
Luego de mencionar a los distintos gremios de trabajadores que hoy están dando pelea para mantener sus fuentes de trabajo y salarios (operarios de automotrices, gráficos, químicos, petroleros, metalúrgicos, docentes), señaló: “El problema no es sectorial, sino de modelo”; y advirtió que “lo que quiere el macrismo es 15 millones de trabajadores sin empleo, para contratar al cincuenta por ciento de los que están contratados hoy”, para que, de ese modo, “el que venga a invertir se la lleve toda”. “Nosotros tenemos que frenar eso”, afirmó.
Y volvió al eje central: la discusión del modelo económico. “Estamos de acuerdo con la toma de fábricas, pero no alcanza, ya que un tiempo después lo que habrá ahí es un centro cultural y los compañeros tienen que darle de morfar a su familia”, ejemplificó. Como el resto de los panelistas, llamó con ímpetu a pelear en la calle durante un mes marzo que estará cargado de masivas movilizaciones populares.

La Cámpora / En todo la ciudad

La Cámpora solo utiliza software libre | 2003 @ 2016 | Unidos por Un Proyecto Nacional y Popular /